2 diciembre, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

Datos del Coronavirus

Los datos ofrecidos por las diferentes agencias gubernamentales señalan una lenta pero evidente mejoría en la tasa de curación del coronavirus.

Mejora global en los indicativos de la Tasa de Curación

Los datos ofrecidos por las diferentes agencias gubernamentales señalan una lenta pero evidente mejoría en la tasa de curación del coronavirus.

Como hemos venido mostrando en la elaboración estadística de esta crisis sanitaria, por encima de los índices de infección y mortalidad, el de la tasa de curación parece ser un estadígrafo fiable para el análisis de la pandemia.

Aún cuando se han manifestado notables dudas acerca del valor de los datos manejados, lo cierto es que como señaló en fechas recientes el Dr. Manuel de León, del Instituto de Ciencias Matemáticas del CSIC, la importancia de los modelos asociados al estudio de la pandemia es que se trata de modelos compartimentales relativos, donde no es en esencia el total, sino la parte porcentual que analizas la que te ofrece indicaciones fiables.

Durante más de un mes, los principales medios de comunicación han ido arrojando una lenta y dolorosa letanía de cifras sobre el número de muertos o los casos de infección. Es cierto que mirados desde ese único prisma, los datos en sí son escalofriantes. No dejan de serlos si los analizamos desde otras perspectivas, pero al menos sí parecen arrojar evidencias más claras sobre lo que puede resultar de mayor interés de cara al futuro: la recuperación.

El gráfico de hoy señala dos datos importantes. Por un lado, que se validan los tres escalones esenciales que indican cambios en las curvas logarítmicas. El primero de estos escalones se centra en el nivel porcentual del 10. Ahí el estadígrafo señala una primera inflexión de la curva; momento en el que ésta comienza a detener su ascenso y a tender por primera vez al aplanamiento. El segundo punto de inflexión se produce por encima del 25%, momento en el que la curva se estabiliza. Al alcanzar más del 30%, o concretamente entre el 30 y el 35%, la curva inicia su última inflexión, marcando el descenso y la progresión hacia la fase de estabilización y salida de la crisis. Es a partir del 60% cuando se puede hablar de estabilización total y es precisamente en este punto cuando se deberían articular medidas de para el levantamiento paulatino de las medidas de confinamiento.

Estos datos y sus indicadores porcentuales son significativos únicamente en los casos con datos superiores a los 10.000 infectados y precisan de una información veraz y actualizada de dos elementos específicos: número de casos detectados y número de casos curados.

Desde hace dos semanas hemos podido detectar que la ausencia de actualización de alguno de esos indicadores, especialmente el de curaciones, impide tener una visión global de la tendencia de evolución de la pandemia. Este es ahora mismo el caso de Reino Unido y de los Países Bajos que no actualizan desde hace semanas el número de casos de curación, por lo que es imposible realizar prospectiva al respecto. Algo similar pasa con países como Portugal o Suecia donde parece que más que enfrentarnos a una ralentización en las curaciones lo que tenemos en realidad es un panorama de cómputos asociado a los estadígrafos de contagios y muertes.

Que la prensa haya decidido centrarse en esos datos ha condicionado de forma evidente la forma de actualizar que han tenido algunos países.

El gráfico de hoy señala los importantes pasos en la tasa de recuperación que está dando Estados Unidos, que está cerca ya de la primera inflexión de la curva.

También destaca la evolución notable de la tasa de curación en España, que alcanza ya valores cercanos al 40%…pero que indica también que podría ser demasiado pronto para que se inicien las medidas de relajación sobre el confinamiento.

En la fase de superación se sitúan China, Irán, Alemania, Suiza y Brasil.

Sin ser únicamente válido un estadígrafo o el análisis de un único prisma, consideramos que analizar la situación diaria a través de la tasa de curación ayuda a tener una visión general más realista y esperanzadora, pero sobre todo más optimista de esta terrible crisis. Visión que no quita valor a la dolorosa evidencia de los muertos, ya muy cerca de los 200.000 ni a la certeza de que los casos de infección deben ser muy superiores a los que manejamos.

Pero esto también nos permite ser optimistas, ya que, si debemos asumir un número de contagios muy superior al que se computa, también debemos estar ante un numero de casos asintomáticos, curados o inmunizados muy superior y por tanto tendríamos unas tasas de curación algo superiores.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies