13 julio, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

¿Desconfinamos? La OMS se muestra preocupada por la desescalada

En la última rueda de prensa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebrada ayer por videoconferencia en Ginebra, los responsables de la salud mundial se mostraron preocupados por las desescaladas aceleradas de algunos países y escenificaron su temor a que se le esté perdiendo el miedo y el respeto al virus.


La conferencia, presidida austeramente por el microbiólogo y Director General de la Organización, Dr. Adhanom Ghebreyesus, el Dr. Michael J Ryan , Jefe Ejecutivo y Director del Programa de Emergencias de la OMS y la epidemióloga Maria D. Van Kerkhove, se centró en trasladar la preocupación dela OMS acerca del proceso de desescalada al que se están enfrentado algunos países.


El virus es el enemigo público número uno hoy en día. Esto es muy serio y hay que tomarse la pandemia en serio. Tenemos una segunda oportunidad para enfrentarnos al virus sanitariamente y debemos aprovecharla

Dr. M.Ryan. OMS

El Director General inició su intervención indicando las evidencias que señalan que la enfermedad está emergiendo en diferentes países del mundo. Reforzó su creencia en que las medidas de distanciamiento social y sobre todo de confinamiento, se han demostrado como las más útiles a la hora de hacer frente a la dispersión del SARS-CoV-2. Tuvo oportunidad de señalar la preocupación de la Organización Mundial de la Salud por las serias consecuencias económicas y sociales que van ligadas al confinamiento, pero insistió en que “en el caso de iniciar los procesos de desescalada, éstos no deberían realizarse bajando la guardia y dejando de mantener una actitud vigilante ante el virus”.


La mayor parte de la gente puede enfermar porque no hay anticuerpos globalmente establecidos entre la población

Dr. Tedros Adhanom. D.G. OMS

Sin incidir de forma directa en los casos ni en los datos que los soportan, señaló que hay evidencias de un repunte de contagios en países que ya habían dado muestras de superación de la enfermedad y en los que se habían puesto en marcha medidas de desconfinamiento. Señaló los casos específicos de Corea del Sur, China y Alemania, pero también indicó, de modo tranquilizador, que estos países estaban respondiendo de forma temprana a los rebrotes.

El Dr. Tedros Adhanom señaló que ante el desconfinamiento resulta vital que cada país se centre en responder a tres cuestiones. Por un lado si la epidemia está realmente bajo control en el territorio. En segundo lugar, si el sistema sanitario del país será capaz de responder ante un rebrote y por último, si el sistema sanitario podrá detener los nuevos contagios de un modo eficaz.

En un tono menos optimista, recordó a los periodistas que “la mayor parte de la gente puede enfermar porque no hay anticuerpos globalmente establecidos entre la población”. Esto es un hecho que están demostrando los resultados de seroprevalencia que empiezan a publicarse o de los que se tienen avances en algunos países. En España, seguimos pendientes de la conclusión del estudio realizado por el gobierno y de su publicación que, como señaló hace unos días el ministro de Sanidad, “se dará a conocer cuando esté concluido”.


Algunos medios han adelantado que la proporción de población que ha generado anticuerpos contra el patógeno es aún muy pequeña. Los datos son también escasos y no muestran un panorama muy halagüeño, al menos en cuanto al futuro inmediato.

Hay que ser extremadamente cautelosos con el relajamiento temprano de las medias de confinamiento que, en definitiva, han sido las únicas que han servido para minimizar la expansión del virus.


Los estudios de seroprevalencia realizados en Europa presentan resultados por debajo del 5% y en los casos donde mayor expansión ha tenido la enfermedad, parecen alcanzar como máximo el 14%, según el Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC). El caso del estudio realizado en Estados Unidos por la Universidad de Stanford y dirigido por el Dr. Eran Bendavid et al. en Santa Clara, California y que ofrecía elevados índices de seroprevalencia ha sido puesto en cuestión por algunos científicos y ha creado una gran controversia, no sólo por cuestiones relativas a la muestra usada, sino sobre todo por las dudas de que el estudio se hubiese ajustado a la Guía de Buenas Prácticas Clínicas (GCP). Balaji S. Srinivasan ha criticado abiertamente, por su parte, que el estudio ha obviado en sus conclusiones el alto índice de falsos positivos y que el reclutamiento de donantes de muestra se realizó a través de Facebook ads., lo cual arroja dudas sobre la ética científica del trabajo. En cualquier caso, todos los datos recopilados en el mundo están aún muy lejos del 60% que los expertos aseguran que es el mínimo para que se produzca protección de grupo.


Para Van Kerkhove, la pregunta no sería “¿abrimos las escuelas?, sino ¿Cómo las abrimos?”


Estos datos parecen señalar, como advertían el Dr. Adhanom y el Dr. Ryan, que hay que ser extremadamente cautelosos con el relajamiento temprano de las medias de confinamiento que, en definitiva, han sido las únicas que han servido para minimizar la expansión del virus.

Dos temas preocupantes para el panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud son, el regreso a las escuelas y las elevadas tasas de contagio del personal sanitario en todo el mundo.


No estamos ante una típica segunda ola de contagios, sobre todo porque muchos países están sosteniendo los casos y bajando el nivel de contagio

Dr. M. Ryan. OMS

Para Maria Van Kerkhove, las elevadas jornadas de trabajo, el manejo incorrecto de los equipos de protección individual (EPI) o la carencia de estos equipos, en algunos casos, podrían estar detrás del elevado número de contagios entre el personal de los Hospitales y Centros de Salud, si bien, a la OMS le consta, según señaló Van Kerkhove, que muchos de los casos de infección de los sanitarios han ocurrido fuera de los propios centros sanitarios.

Sobre el asunto de los colegios, que evidentemente es una preocupación para la mayor parte de los países, Van Kerkhove señaló que corresponde a los gobiernos decidir la apertura o no de los colegios, igual que el regreso a los centros de trabajo, si bien, en el caso de las escuelas, considera que las autoridades deberían preguntarse, antes de tomar ninguna media, si existen focos activos del virus en la zona, si los colegios pueden mantener el distanciamiento físico, no sólo en las aulas, sino también en los espacios de recreo, gimnasios y zonas comunes. Para Van Kerkhove, la pregunta no sería “¿abrimos las escuelas?, sino ¿cómo las abrimos?”

La intervención más inquietante fue la del Dr. Ryan quien, preguntado por un medio informativo de Azerbaiyán, acerca de una posible segunda oleada de infección, señaló que “no estamos ante una típica segunda ola de contagios, sobre todo porque muchos países están sosteniendo los casos y bajando el nivel de contagio“, si bien incidió en la necesidad de que “no se levanten excesivamente pronto las medidas de confinamiento para evitar precisamente esa segunda ola de contagios”

El Dr. Ryan, de la OMS, volvió a señalar, preocupado, que no hay evidencias reales sobre el nivel de seroprevalencia ni de la inmunidad frente a la enfermedad, aunque, indicó que “los datos con los que vamos contando, parecen señalar que en aquellos lugares donde mayor población ha estado en contacto con el virus, mayor parece ser la protección frente a la reinfección”, pero concluyó señalando muy seriamente que “hay que ser muy cuidadosos en el asunto de la inmunidad, porque lo cierto es que no tenemos, ni estamos cerca de tener una vacuna“. “El virus es el enemigo público número uno hoy en día. Esto es muy serio y hay que tomarse la pandemia en serio. Tenemos una segunda oportunidad para enfrentarnos al virus sanitariamente y debemos aprovecharla. Es una situación preocupante, muy preocupante, porque el virus está aquí y hay que estar muy atento. Mantener las restricciones de movilidad y el distanciamiento social, porque necesitamos conocer los patrones de transmisión analizando agrupaciones de población y necesitamos hacerlo ya”, concluyó.

Para terminar la conferencia, el Dr. Tedros Adhanom quiso recordar que se ha demostrado la viabilidad del uso de los antiretrovirales empleados en la lucha contra el virus del VIH para combatir a la COVID-19. En este sentido, concluyó señalando que “se va a movilizar una gran cantidad de retrovirales para aplicarlos en aquellos países más azotados por la pandemia”.


En este clima de preocupación, sin alentar el miedo, todos los responsables sanitarios indican la necesidad de mantener las restricciones de movilidad y el distanciamiento social. El problema es que se ha planteado un dilema en el que entran en juego las vidas humanas amenazadas por el virus y las que, además de por el virus, se encuentran bajo una enorme presión y amenaza debido a la crisis social y económica que las medidas de confinamiento han desatado.

La situación obliga a llamar a la responsabilidad social y al mantenimiento de protocolos sanitarios adecuados, pero también implica la puesta en marcha, por parte de los gobiernos, de alternativas a la desaceleración económica que, a largo plazo, podría devenir en una crisis aún más grave y mortal que la originada por el SARS-CoV-2.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies