15 julio, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

El mundo supera el millón de curaciones por COVID-19

Los datos globales referentes a curaciones y tasa de curación por la COVID-19 siguen aumentando día a día. Hoy más del 31% de los infectados por la enfermedad detectados en el mundo, lo que supone una cifra de 1,05 millones de personas, ha superado la enfermedad.

Pese a las reiteradas noticias que siguen colocando el punto de atención en las muertes o exclusivamente en el número de contagiados, los datos diarios son, una vez más, reflejo de una realidad diferente y mucho más optimista.

Si se flexibiliza muy pronto, podrían aumentar los casos y quizás hubiese que dictar nuevos confinamiento

Michael J. Ryan. OMS

Aún sin que se pueda, ni se deba bajar la guardia, y siendo más necesario que nunca seguir las indicaciones de las organizaciones científicas y sanitarias, y en especial lo manifestado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de curación se sitúa desde ayer por encima del millón de casos.

Es necesario mantener la cautela, sobre todo en el desconfinamiento, tal y como indicó el lunes pasado Michael J. Ryan, Director Ejecutivo de la OMS al señalar que “si se flexibiliza muy pronto, podrían aumentar los casos y quizás hubiese que dictar nuevos confinamiento”

Este llamamiento podría ser una clara advertencia para los Estados Unidos donde, la política seguida por el Presidente Trump, las conductas incívicas e incluso violentas de algunos sectores de la sociedad americana, podrían poner en un serio aprieto la recuperación de uno de los hasta ahora más grandes vórtices de la infección.

En Estados Unidos se registran ya más del 32% de las infecciones detectadas a nivel mundial. El país tiene más de un millón de infecciones declaradas y las muertes se acercan a las 70.000 a una velocidad que produce vértigo. Pese a que sus datos de tasa de curación mejoran diariamente, y aún a pesar de haber sobrepasado el primer punto de inflexión de la curva, situado en el 10% de tasa de curación, las poco más de 150.000 curaciones distan de marcar una ascendente relevante. Sería necesario mantener o reforzar el confinamiento y hacerlo lo más rápido posible al tiempo que se desarticulan los focos de rebelión como los promovidos por la organización Convention of States, defensora de la limitación del poder federal y abiertamente contraria a las leyes de confinamiento.

Por encima de estas preocupantes manifestaciones, que no conviene olvidar representan a no más del 30% de los ciudadanos americanos, empieza a aflorar en los Estados Unidos multitud de plataformas y grupos, como American Revolution 2.0, aglutinados y atrincherados en las redes sociales y cuyos postulados contrarios a la ciencia y muy favorables a las teorías conspirativas más variopintas, sí podrían llegar a convertirse en una amenaza para la estabilidad y sobre todo para la correcta contención de la pandemia en el continente americano.

Frente a estas reacciones irresponsables, ilógicas y carentes de sentido, se manifiesta la relativa tranquilidad y responsabilidad con la que otros países están enfrentado la lucha contra la COVID-19.

El mensaje de la Organización Mundial de la Salud y de las autoridades sanitarias de los países más afectados parecen haber calado en la sociedad. Así, mientras Michael J. Ryan recordaba que “hay que seguir atendiendo la balanza de las vidas y la economía, sobre todo ante la evidencia de que no se puede descartar la aparición de nuevos brotes de la enfermedad”, muchos países han empezado a poner en marcha tímidas pero necesaria políticas de desconfinamiento dirigidas a aliviar el encierro que sufren millones de a lo largo del planeta.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, de la OMS, insistía en la necesidad de no olvidar que “muchos países no escucharon a la OMS el 30 de enero cuando declararon la emergencia global” “Entonces sólo había 82 casos fuera de China y sólo 10 en Europa”, añade. Tan sólo cuatro meses después, Europa suma casi un millón de casos positivos y Estados Unidos ha sobrepasado el millón. Cifras preocupantes si se pone el interés en desescalar y desconfinar pronto a la población.

La situación en países como España, que se enfrenta desde esta medianoche a la aplicación de la segunda fase de medidas de movilidad y desconfinamiento, parece más optimista. Con la Tasa de curación ascendiendo rápidamente por encima del 57% y en el segundo puesto de curaciones mundiales, con más de 135.000 recuperaciones, es el momento de actuar con la cautela y la responsabilidad necesarias para alcanzar una recuperación plena y segura en los próximos meses. Sobre la base de nuestras acciones hoy, edificaremos la seguridad sanitaria de mañana.

Acciones propagandísticas y mediáticas como la protagonizada esta tarde en la clausura del Hospital de campaña del recinto ferial de IFEMA, que ha servido como extraño baño de multitudes de los líderes de la derecha madrileña, Isabel Díaz Ayudo Ayuso, Presidenta de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, Vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, líder de VOX y el Alcalde de Madrid, el también popular, Jose Luis Martínez-Almeida, están fuera de todo lugar y representan, según diferentes expertos, una irresponsabilidad absoluta, cuando no incluso un quebranto flagrante de las medidas higiénico-sanitarias dictadas por el Ministerio de Sanidad.

En un aquelarre festivo, digno de cualquier cuadro costumbrista del XIX, políticos, personal sanitario, enfermos, periodistas y curiosos han roto en un instante todas las medidas higiénico-sanitarias recomendadas por las autoridades, así como buena parte de las medidas dictadas por el Gobierno de España. La demostración de soberbia e ignorancia por parte de los asistentes al acto de clausura, pone de manifiesto que el ideario político, la bravata televisiva y la querencia de focos y medios de comunicación, se antepone, muchas veces a la integridad y la salud de los ciudadanos.

Cuando lo que deberíamos seguir celebrando, desde los balcones de nuestro recién relajado confinamiento, es el buen funcionamiento de una precarizada Sanidad Pública, lo que de verdad parece seguir teniendo importancia es ‘la foto’. Porque quien no está en la foto, corre el riesgo de dejar de existir.

Deberíamos celebrar que el mundo ha superado el millón de curaciones. Deberíamos celebrar que la COVID-19 parece no tener la tasa de letalidad de algunas de las pandemias históricas que tanto han usado políticos y prensa para aterrorizar al ciudadano. Deberíamos celebrar el 57.57% de tasa de curación en España, que nos acerca a uno de los mejores datos de Europa hoy en día. Deberíamos celebrar que las medidas de desconfinamiento parcial se han puesto en marcha en nuestro país casi un mes antes de lo que auguraban algunos ‘visionarios’

Pero lejos de todo esto, seguimos bañando la mirada en páginas pesimistas; en triunfalismos de gabinete; en victorias de salón que se cristalizan en la celebración del cierre de un hospital de campaña cuando tenemos arrasada la Sanidad Pública, medio país sumido en un camino incierto hacia la miseria y una sociedad cada vez más polarizada y dividida. Lejos de todo esto, la mayor parte de la prensa se empeña en trasladar focos horribles de infección a países, como los del Sur de América, que demuestran estar actuando de forma racional y efectiva contra la enfermedad; o como los del continente africano, donde la casuística de la COVID-19 es mucho menor de lo que se anunciaba.

Más pedagogía y más sentido común. Más crítica constructiva y más política de Estado. Eso es lo que ahora necesitan todas las naciones del mundo. No son necesarios pactos, ni ofrendas, ni cheques en blanco. Ahora son necesarias todas las manos empujando la misma nave…porque esa única nave es en la que ahora mismo viajamos todas nosotras.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies