15 julio, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

La cesta de la compra se dispara

La crisis sanitaria de la COVID-19 está contribuyendo a una escalada paulatina del precio de la cesta de la compra. Este aumento afecta principalmente a los productos básicos que sufren alzas arbitrarias según los mercados de venta.

Pese a que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lleva desde la semana 10 -coincidiendo con el inicio de la crisis sanitaria- sin actualizar públicamente los cuadros estadísticos de precios Origen-Mayorista, elaborados junto a MERCASA, es evidente que una mínima revisión de los precios directos en varias cadenas de alimentación pone en evidencia el alza de algunos productos frescos.

Los datos manejados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) cada mes, sí señalan incrementos de hasta el 2’5% en el precio de algunos alimentos. Dato que contrasta curiosamente con la información de la Oficina de Consumidores y Usuarios (OCU) que en su último informe, basado en un estudio sobre la cesta online de 25 productos en seis ciudades españolas, indica que no se apreciaban cambios significativos ni alzas en los precios, si bien sí han detectado algunas variaciones durante la Semana Santa.

El análisis comparado de precios y la evolución de la curva, señalaba ya, en febrero de 2020, un alza de precios para el consumidor de hasta un 7’1%, según los datos elaborados por Eurostat.

Más allá de los datos estadísticos y de las comparativas anuales, que al consumidor final le dicen realmente poco, la comparativa a pie de calle señala, sin duda, que se están empezado a producir incrementos abusivos en el precio de algunos productos frescos básicos.

Variación de precios al consumidor. Fuente COAG. Elaboración propia SBP-CA

Algunas fuentes del sector señalan que este encarecimiento está relacionado con los problemas de distribución derivados de la declaración, hace ya más de un mes, del estado de alarma y el consiguiente confinamiento, pero la mayor parte de los especialistas en logística lo niegan. En definitiva, el transporte logístico ha sido de los que menos afección ha sufrido por el bloqueo de movimiento.

Preguntados los consumidores a pie de tienda, la mayor parte de ellos asegura ser incapaz de recordar los precios a los que adquiría los productos básicos, y sobre todo los frescos, hace un mes. Catalina, vecina de Rivas-Vaciamadrid, reconoce que lo único que es capaz de advertir es que los precios han subido “y siguen subiendo”

Lo más preocupante es lo referente a la cesta básica. Algunos productos frescos, garantía de una alimentación sana y equilibrada, han iniciado un ascenso de precios imparable.

Martín, vecino de la misma localidad, señala que “todos nos vimos inmersos en una locura consumista durante las primeras semanas del confinamiento”. Lo cierto es que las compras se dispararon y hubo un cierto desabastecimiento de algunos productos. “Comprábamos paquetes y paquetes de rollos de papel higiénico sólo porque decían que se iban a acabar. Era una locura”, termina por indicar Martín mientras señala disimuladamente a un vecino que sale del supermercado con el carro lleno hasta arriba.

Los responsables de un supermercado de la localidad madrileña nos señalan que ellos no han notado un aumento del precio los productos, pero que no son pocos los clientes que han comentado comparativas de precios entre diferentes cadenas de alimentación y comercios cercanos.

“Podría depender de las cadenas de distribución, o incluso de los proveedores, es cierto” señala el responsable de tienda de la Cadena Ahorra Más de la localidad, “pero hay aumentos de precios que no se justifican de ningún modo porque los proveedores son los mismos de siempre”

Lo cierto es que en numerosos lineales se advierten los estragos, injustificados, de la pandemia. La imposibilidad de encontrar productos como la harina de repostería o la levadura, no tienen una justificación clara. “Aquí llevamos más de un mes sin existencias de levadura o harina de repostería”, señala el mismo responsable de tienda. “Lo del papel higiénico fue una especie de fiebre. Tuvimos un par de días de desabastecimiento…pero como puedes ver, ha regresado la normalidad” “A fecha de hoy nadie puede decir que haya desabastecimiento o que se prevea un futuro desabastecimiento de productos”, señala. La misma opinión es la que se desprende de las fuentes oficiales consultadas.

Lo más preocupante es lo referente a la cesta básica. Algunos productos frescos, garantía de una alimentación sana y equilibrada, han iniciado un ascenso de precios imparable. Hay productos básicos, ofrecidos por el mismo proveedor, que se están pagando más caros aún que los productos de cesta ecológica. “Es un abuso. Con el miedo por las sanciones y por el contagio, la gente se acerca al comercio más próximo y eso está siendo aprovechado por algunos comerciantes para fijar precios arbitrarios”, señala Catalina.

Un ejemplo claro es el de judía verde plana. El precio de origen hace un mes estaba en los 2 euros el kilo y en 2’59 según los precios de MERCASA. El día 22 de abril, la judía verde plana se vendía en una cadena de alimentación de Rivas-Vaciamadrid a 6’80 euros el kilo, mientras que en otra cadena, situada a menos de un kilómetro de distancia, el precio estaba incluso por debajo del de hace un mes, a 2’25 euros el kilo.

Decidimos comparar la cesta de la compra de productos frescos de dos clientas de dos superficies comerciales y los datos son curiosos y algo disparatados. Mientras en una de las cadenas de alimentación las manzanas pink lady se vendían a 2,25 euros, en el otro el precio por kilo del mismo producto ascendía a 3,98 euros. Algo similar pasa con los puerros o las zanahorias, que mientras en una superficie se vendían a 1’75 y 0’60 respectivamente, en la otra lo hacían a 2’80 y 1,50 euros.

Esto de por sí evidencia cierta falta de control en los mecanismos de gestión de la crisis. Las administraciones, aparentemente desbordadas por la situación sanitaria y por la seguridad, han dejado de controlar algo tan esencial como los precios de los alimentos. Consultadas fuentes gubernamentales, señalan a Solo Buen Periodismo que el Gobierno, al inicio del estado de alarma, dio orden a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) para que vigilase los precios de primera necesidad y en especial el de los alimentos. Se trataba sobre todo de contrastar si la “percepción” del consumidor sobre el alza de precios se correspondía con la realidad.

El Departamento dirigido por José María Marín Quemada nos indica que se están monitorizando los precios en diferentes cadenas de distribución, e incluso indican a Solo Buen Periodismo, que se están empezando a iniciar los correspondientes expedientes sancionadores. También reconocen que no hay análisis exhaustivos de los precios en las cadenas de distribución, quizás debido a que el músculo activo se ha situado durante este mes en la acción inmediata a nivel sanitario.

La patronal del campo COAG, que sí ha realizado algunos estudios en relación con la diferencia de precios entre origen y distribución, ha podido demostrar el incremento de más del 40% de algunos productos frescos entre los meses de marzo y abril.

FACUA también ha recibido numerosas denuncias por abuso de precios. Rubén Sánchez incida que para que puedan actuar “resulta imprescindible que el consumidor reúna y presente comprobantes de compra que ayude a la federación a hacer un seguimiento de las variaciones de precios en los lineales de supermercado” “Hay que tener en cuenta que para poder analizar y denunciar el alza de precios, éstos deben corresponder exactamente al mismo producto y a la misma cadena de distribución”

Un dato ciertamente curioso ha sido la desaparición generalizada, tanto en el mercado físico como en el online, de las “ofertas” y la paulatina sustitución en algunas superficies de los productos de “marca blanca” por otros de reconocidas marcas.

A nivel político llama mucho la atención la discrepancia de opiniones entre los dos ministerios responsables. Mientras el dirigido por Alberto Garzón (Consumo) reconoce que se está actuando contra el alza de precios de material sanitario o servicios como los funerarios, el departamento dirigido por Lluis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación) insiste en que no se han detectado comportamientos anómalos generalizados en los precios en punto de venta”

Cuando ni las asociaciones de defensa al consumidor ni las administraciones se ponen de acuerdo, al ciudadano le queda la duda de que de verdad se esté actuando contra el alza de precios. Lo que parece injustificado es que no haya un control rígido de los productos alimenticios básicos por parte del Gobierno de modo que, ante la emergencia sanitaria que vivimos, pero sobre todo, de cara a la crisis económica que se avecina, se pueda poner freno al abuso antes de que aparezca. No sólo se debe garantizar el acceso a los productos básicos, sino sobre todo evitar el abuso en los precios y con ello el lucro por parte de algunos comercios y cadenas de distribución.

Desde Solo Buen Periodismo recomendamos a todos los ciudadanos que denuncien ante las Organizaciones de Consumo y las administraciones cualquier abuso detectado. Recuerde conservar el comprobante de compra, así como fotografías de los precios de productos y lineales y adjuntarlos a la denuncia.

ACTUALIZACIÓN (24 abril 2020. 19:05)

Tras la comparecencia del ministro Salvador Illa la tarde del 24 de abril, Solo Buen Periodismo actualiza la noticia elaborada previamente para puntualizar:

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) mantiene abiertas diversas investigaciones en diferentes frentes, pero especialmente en los sectores funerario, financiero y de distribución y comercialización de productos sanitarios.

La Comisión creó días después de detectada la crisis, un buzón de dudas derivadas de la COVID-19. Hasta la fecha, ha recibido más de 300 denuncias, y consultas relativas a abusos y mala praxis en determinados servicios.

Por todo ello, según se desprende del comunicado público de la Comisión, se ha puesto en marcha un equipo técnico que se encargará del estudio, análisis e inspección e incoación, si fuese oportuno, del pertinente expediente sancionador.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies