12 julio, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

Lecturas [re]comen(T/D)adas

Desde este espacio, y especialmente hoy, Día Internacional del Libro, te recomendamos y te comentamos algunas lecturas para que, además, acompañen y hagan más llevadero el confinamiento.

Desde este espacio, y especialmente hoy, Día Internacional del Libro, te recomendamos y te comentamos algunas lecturas para que, además, acompañen y hagan más llevadero el confinamiento.

En estos tiempos inciertos en los que priman las recomendaciones de películas, series o libros sobre epidemias, pandemias y desastres de todo pelaje y color, en Solo Buen Periodismo queremos romper una lanza en favor del optimismo y recomendarte algo que no sea ‘La Peste‘ de Camús o ‘Estallido‘ de Robin Cook.

Nuestra primera recomendación sería un libro muy acorde con estos tiempos. Su título denota cierta ironía pero también esconde una llamada a la acción.

El arte y la ciencia de no hacer nada. El piloto automático del cerebro‘ es una deliciosa obra del joven investigador científico Andrew J. Smart que editó en España en 2014 Clave Intelectual.

“Un magnífico libro que da la espalda a las viejas ideas. El autor se apoya en los últimos descubrimientos de la neurociencia para argumentar que la ociosidad conduce a la felicidad”

Tom Hodkinson – The Independent

Es una apuesta arriesgada, porque no se trata de una novelita para pasar el rato. En cierto modo es un trabajo de corte científico que se adentra en el sistema nervioso del ser humano afrontando su realidad de un modo ciertamente sorprendente, llegando a sentenciar que “la multiactividad es perjudicial para el cerebro que, por el contrario, necesita estar ocioso para ser creativo”

En definitiva, tras un pormenorizado análisis científico, a lo largo de nueve capítulos y poco más de 170 páginas, el autor llega a la conclusión de haber descubierto qué es lo que hace el ser humano la mayor parte del tiempo: nada.

“Un libro provocador en una sociedad adicta al trabajo y en la que cada vez queda menos espacio para ‘no hacer nada’ “

Como botón de muestra para picar la curiosidad dejaremos, evitando descubrir demasiado al lector, el título del primer capítulo ‘Ese horrendo monstruo llamado “ocio” ‘

Nuestra segunda opción es casi un divertimento intelectual. Se trata de una obra que juega con la paradoja y el absurdo para acabar construyendo una auténtica metodología del ridículo.

Allegro ma non troppo‘, de Carlo M. Cipolla, editado por Crítica en su Biblioteca de Bolsillo en 2001, es una auténtica parodia de divertissement dieciochesco divido en dos partes. El autor juega en la primera de ellas con los estudios de Historia económica para llegar a definitivas fórmulas cliométricas deliciosamente absurdas. La segunda parte la dedica Cipolla a la construcción del modelo matemático que soporta las “leyes fundamentales de la estupidez humana” y que demuestran fehacientemente cuán abundante es el número de estúpidos que nos rodean y, lo que es peor, cuán grande es su poder.

Ochenta y siete páginas de pura locura absurda y delicioso entretenimiento mental que, quién sabe, tal vez alimente alguna futura Tesis Doctoral entre nuestros lectores.

Para estos tiempos de confinamiento en los que el paseo más largo que podemos dar nos llevará al contenedor de basura o al supermercado, proponemos la lectura del maravilloso librito de David Le Breton ‘Elogio del caminar‘, editado en 2015 por Siruela en su Biblioteca de Ensayo.

“El paseo es una forma menor -y sin embargo esencial- del caminar. Rito personal. Una invitación tranquila a la relajación y a la palabra, al vagabundeo sin objetivo preciso, a retomar el aliento”

Esta obra del sociólogo y antropólogo francés plantea el caminar como una “evasión de la modernidad, una forma de burlarse de ella, de dejarla plantada”. En el fondo, para el autor, caminar no es más que “un atajo en el ritmo desenfrenado de nuestra vida, pero también un modo de distanciarse y de aguzar los sentidos”

Cuánto encontrará el lector de Sansot, Leigh Fermor, Basho y Stevenson en esta obra de poco más de 250 páginas en su formato de bolsillo. Una ruta especial que se inicia en el umbral del camino y elogia el gusto de caminar por lo urbano, por el espíritu o sencillamente por los horizontes. Un caminar que, de llevarnos específicamente a un lugar, siempre será más hacia dentro de nosotros mismos.

Hemos dejado para el final la que consideramos la mejor apuesta. Un libro diferente pero que de algún modo se une con los que os hemos propuesto, aún sin tener relación alguna.

Se reúnen no con un leit motiv, ni siquiera con un nexo común, sino que su encuentro se realiza en la profunda meditación a la que, precisamente en estos tiempos extraños que nos ha sido dado vivir, el lector se sentirá movido.

En ‘Contra la creatividad. Capitalismo y domesticación del talento‘, editada por Alfabeto en 2018, el profesor de Geografía Humana de la Royal Holloway de Londres, Oli Mould, nos advierte sobre la “urgente necesidad de replantearnos la historia que nos están vendiendo” en relación a la creatividad.

El autor nos muestra la creatividad comercial no como ese mantra ideal, sino como un “régimen que prioriza el éxito individual sobre el colectivo y se niega a reconocer todo aquello que no resulte rentable”

“La economía colaborativa es el medio a través del cual los ciudadanos ordinarios sustituirán a las corporaciones como los centros del funcionamiento capitalista”

Oli Mould

Encontrará el lector un minucioso y maravillo análisis sobre las implicaciones de la aplicación de ese erróneo concepto de la creatividad al Sistema de Salud de Reino Unido (NHS) y en parte, sin haberlo querido, dos años antes del desastre, el autor actúa como visionario profeta del caos médico, asistencial y humanitario en el que ha derivado toda esa ‘creatividad’ comercial de cara a la situación crítica de la pandemia que estamos viviendo.

Mould ofrece alguna alternativa que obligará al lector a pensar un poco -algo que está cada vez menos en boga-. Ofrece el autor una redefinición radical de la creatividad, incorporada a la idea del florecimiento colectivo y libre de la tiranía del lucro.

¿Se os ocurre algo más cooperativamente lúcido y dotado de entidad para construir un mundo futuro basado en la economía del bien común? A Solo Buen Periodismo sí…y por eso os animamos a leer estas obras.

¡Feliz confinamiento! y ¡Feliz Día Internacional del Libro!

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies