3 diciembre, 2020

Solo Buen Periodismo

Reivindicamos el compromiso con la sociedad

¡Ojo al ojo! La transmisión de la COVID-19 a través de los ojos


Un estudio científico publicado por la revista Lancet Respiratory Medicine el pasado 7 de mayo, concluye que el SARS-CoV-2 parece contar con múltiples vías de expansión del contagio, siendo el tejido conjuntivo del ojo una de ellas.


El estudio, realizado por investigadores de la School of Public Health, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Hong Kong (China), trata de descubrir las vías de infección primordiales en la COVID-19 así como aprovechar para analizar comparativamente la incidencia de infección del síndrome respiratorio severo agudo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) y en especial la transmisibilidad y patogénesis del virus que ha desencadenado la peor pandemia del siglo.

Uno de los principales problemas a los que se enfrenta la comunidad sanitaria en estos momentos es que no hay estudios definitorios que permitan comprender la transmisibilidad del virus, algo que es vital a la hora de abordar medidas de higiene y protección adecuadas para mitigar los efectos del contagio.


Técnica ex vivo – Técnica de terapia génica en la que la transformación celular, realizada fuera del cuerpo del paciente, se lleva a cabo a partir de una biopsia del tejido del paciente y luego se le trasplantan las células ya transformadas


Para este estudio, el equipo científico procedió al aislamiento del SARS-CoV-2 en un paciente confirmado para, posteriormente, mediante cultivo en bronquios, pulmón y en ámbitos extrapulmonares, especialmente en el tejido conjuntivo, comparar el movimiento del virus y su capacidad de replicación comparada con otras enfermedades como el SARS-CoV, MERS-CoV y la pandemia de gripe provocada en 2009 por la influenza H1N1.


Se demuestra la vital importancia del tracto nasofaríngeo como ruta principal de la infección, pero también permite señalar que existen múltiples vías de infección, siendo la del tejido conjuntivo de los ojos y en menor medida la vía oral y fecal otras importantes vías de transmisión y replicación del virus


Los descubrimientos realizados han sido ciertamente sorprendentes. En primer lugar se ha puesto de manifiesto, sobre la muestra clínica, que la replicación del SARS-CoV-2 en el tejido bronquial, comparada con otras enfermedades pandémicas, es similar al localizado en la MERS-CoV, mayor que en la SARS-CoV y menor que en la H1N1pdm.

Por su parte, en el tejido pulmonar, se manifiesta que la COVID-19 replica de forma similar a la SARS-CoV e influenza H1N1pdm, pero su réplica es menor que en la MERS-CoV.

Se ha evidenciado empíricamente que el SARS-CoV-2 se replica de un modo mucho más extenso en los bronquios que la previa SARS-CoV, lo cual demuestra la vital importancia del tracto nasofaríngeo como ruta principal de la infección, pero también permite señalar que existen múltiples vías de infección, siendo la del tejido conjuntivo de los ojos y en menor medida la vía oral y fecal otras importantes vías de transmisión y replicación del virus, algo que sucedía con menor asiduidad en la SARS-CoV.

Hay un dato de gran interés para entender la infección, según señalan los autores del artículo, y es que aun cuando varios tipos de coronavirus infectan el tracto respiratorio humano y generalmente causan enfermedades leves, los coronavirus beta asociados al síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV) y el coronavirus asociado al síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV) causan enfermedad respiratoria zoonótica severa.


Las enfermedades zoonóticas, también denominadas zoonosis, constituyen un grupo de enfermedades de los animales que son transmitidas al hombre por contagio directo con el animal enfermo, a través de algún fluido corporal como orina o saliva, o mediante la presencia de algún intermediario como pueden ser los mosquitos u otros insectos. También pueden ser contraídas por consumo de alimentos de origen animal que no cuentan con los controles sanitarios correspondientes, o por consumo de frutas y verduras crudas mal lavadas.


Por eso resulta tan importante conocer ante qué tipo de coronavirus nos enfrentamos. Aún cuando se suponía que el virus se transmite principalmente por grandes gotas respiratorias, tal y como recuerdan los autores del estudio, no hay evidencia directa que sustente esta hipótesis y por eso, la identificación de los órganos y tipos de células que permiten la implantación y la replicación del virus ayudará a comprender las vías a través de las cuales se puede establecer y propagar la infección.

Es importante resaltar que hay aún pocos datos histopatológicos y que tan sólo existen, a fecha de hoy, datos de una única autopsia, correspondiente a un paciente fallecido después de haber dado positivo por la COVID-19, y dos estudios histopatológicos realizados a dos pacientes que fueron sometidos a lobectomía (extirpación quirúrgica del lóbulo de un órgano o de una glándula).


debería abordarse si los factores genéticos u otros factores del huésped, como la presencia de ACE2, HAT y la proteasa transmembrana serina 2 (TMPRSS2) podrían jugar un papel en la susceptibilidad a la infección.


Como se señala en el trabajo de investigación el SARS-CoV-2 se ha podido detectar en las lágrimas, en los tejidos conjuntivos y en muestras de heces. Esto ha llamado la atención sobre la importancia de estudiar el potencial de infección experimental de los tejidos extrapulmonares. El trabajo del equipo hongkonés demuestra que los cultivos de explantes conjuntivales humanos se infectaron más ampliamente por SARS-CoV-2 (la COVID-19) que por SARS-CoV. Otro dato muy interesante y relevante es que en los cultivos realizados con los dos tipos de coronavirus, la inactivación térmica mostró que la permanencia de virus infecciosos después de 24 h de incubación a 33 ° C es muy poco significativa.

El epitelio conjuntival y las vías aéreas conductoras parecen ser, por tanto, portales potenciales de infección de SARS-CoV-2. Aunque el SARS-CoV y el SARS-CoV-2 se replicaron de manera similar en el epitelio alveolar, el SARS-CoV-2 se replicó de una forma más amplia en el epitelio bronquial, lo que podría explicar la fuerte tasa de contagio de este nuevo coronavirus. Por su parte, el SARS-CoV-2 fue un inductor menos potente de citocinas proinflamatorias que los virus H5N1, H1N1pdm o MERS-CoV.

El SARS-CoV-2 ha demostrado también que se replica de una forma más eficiente que el SARS-CoV en cultivos ex vivo de bronquios humanos. Además, la extensión de la infección del bronquio es significativamente mayor que con SARS-CoV y H1N1pdm. Todo ello parece indicar, con datos científicos, la mayor virulencia de la COVID-19, algo sobre lo que han incidido, con gran preocupación los Drs. Michael Ryan y Tedros Adhanam Ghebreyesus, de la Organización Mundial de la Salud.

En relación con la influencia de la genética personal en la forma de afrontar la enfermedad por parte de cada individuo o grupo poblacional, los cultivos de explantes ex-vivo, muestran tendencias comparables en la cinética de replicación del SARS-CoV-2 en el bronquio humano. También es cierto que en otros trabajos se ha observado más heterogeneidad en los explantes ex vivo de los pulmones, por lo que el equipo investigador ha señalado que debería abordarse si los factores genéticos u otros factores del huésped, como la presencia de ACE2, HAT y la proteasa transmembrana serina 2 (TMPRSS2) podrían jugar un papel en la susceptibilidad a la infección.

La demostración efectiva de infección del tejido conjuntivo sugiere que el ojo podría ser una ruta adicional de infección, una observación que es relevante para la prevención y el control del avance de la infección y de la multiplicación de los contagios.

Aún cuando la nasofaringe es crucial para la replicación del virus del SARS-CoV-2 y es altamente relevante para la transmisión del virus, la existencia de múltiples rutas de transmisión por SARS-CoV-2, que señalan los autores del estudio, podrían ser una de las explicaciones a la rápida propagación global de COVID-19

Lo que pone de manifiesto el avance de los trabajos científicos sobre esta nueva enfermedad es que tenemos aún por delante un largo camino para entender el funcionamiento de la enfremedad, sobre todo de cara a entender cómo combatirla más efectivamente y como prevenir su expansión de forma descontrolada.

Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ofrecer una mejor experiencia de usuario. Al navegar en esta web acepta el uso de las mismas, así como nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies